Referencia Juridica

Centro de referencia y consultoria jurídica.

Archivos mensuales: octubre 2013

El gobierno no reconoce la concentración de propiedad personal

Dr. René López Benítez

La Constitución de la República de 24 de febrero de 1976 dispone en su Capítulo I “Fundamentos políticos, sociales y económicos del Estado” artículos 14, 15 y 19 al 26, todos referentes al concepto único de la propiedad estatal, como el fundamento marxista-leninista-castrista, impuesta por el gobierno revolucionario desde el mismo 1ro. de enero de 1959

Los Lineamientos Políticos, Económicos y Sociales de la Revolución Cubana, aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba establecen:

Que el modelo de gestión reconoce y promueve, además de la empresa estatal socialista, que es la forma principal en la economía nacional, las modalidades de la inversión extranjera previstas en la Ley (empresas mixtas, contratos de asociación económica internacional, entre otras), las cooperativas, los agricultores pequeños, los usufructuarios, los arrendatarios, los trabajadores por cuenta propia y otras formas, todas las que, en conjunto, deben contribuir a elevar la eficiencia”.

Las regulaciones establecidas por el gobierno del General de Ejercito Raúl Castro Ruz, aportaron una nueva modalidad de relaciones de mercado con el concepto de economía representativa, disponiendo el Reglamento para el ejercicio del trabajo por cuenta propia, el Reglamento para las Cooperativas No Agropecuarias, Reglamento sobre el Arrendamiento de Tierras Ociosas, el traspaso de la propiedad de vehículos, el arrendamiento de locales para la prestación de servicios, etc.

La Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó la Ley No. 113, Ley Tributaria, y el Consejo de Ministros dispuso mediante el Reglamento responder a la ejecución de la precitada modalidad de economía participativa por cuenta propia y otras modalidades, por primera vez se reconoce la prioridad de los ingresos al presupuesto del estado provenientes de esta modalidad, así como la modificación por parte del Banco Central de Cuba de las normas sobre el otorgamiento de créditos personales viene a insertarse dentro de la pretensión de recuperación de la economía, aún sin hacerse sentir en la familia cubana el llamado incremento del PIB-nacional.

El Consejo de Estado mediante su Decreto-Ley No. 302, de modificativo de la Ley No. 1312, estableció nuevas regulaciones migratorias, permitiéndole a los ciudadanos cubanos el flujo migratorio, eliminando las restricciones que históricamente fueron impuestas desde fecha tan temprano como inicios de la década del 1960, siempre con el pretexto de defender las conquistas de la Revolución de las acciones criminales impuestas por el imperialismo yankee. La Aduana General de la República de Cuba modificó su legislación, eliminando las restricciones que impedían importar bienes de uso personal, equipos electrodomésticos, y otros. A toda luz, las modificaciones migratorias y la autorización de importaciones vienen a responder al elemento económico, la ganancia que logra el gobierno es sustancial, haciéndose reiterado cuantas veces el ciudadano cubano pueda viajar al exterior. La migración cambió su sentido político para convertirse en un sustento económico, incluyendo las remesas familiares y la inyección de capital desde el exterior para que familiares y amigos de los residentes fuera del país inviertan en Cuba, mediante la mínima posibilidad de lograr una licencia ajusta al Reglamento por Cuenta Propia.

De lo anterior, se desarrollo un estado de expectativas relacionadas con el reconocimiento de la concentración de la propiedad personal, por lo que en el marco del Primer Período de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular celebrado el de julio del presente año, así como en las Reuniones de las Comisiones Permanentes del Legislativo debatieron sobre el particular.

Marino Murillo Jorge, Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Vicepresidente del Consejo de Ministros y Jefe de la Implementación Y Desarrollo de los Lineamientos esbozo sobre el particular, “Hay que estimular el progreso y perfeccionamiento de las fuerzas productivas y, en ese sentido, se puede hacer mucho más de lo que se ha logrado, siempre hasta los límites del sistema, es decir, con la base de la propiedad estatal sobre los medios fundamentales de producción, solo así podremos aplicar correctamente los lineamientos y actualizar el modelo económico, imprescindible para la socialización de la producción de nuestra sociedad, que se plantea como principio no dejar desamparado a nadie y hacer una repartición justa de los bienes e ingresos”, “En Cuba no hay un cambio hacia el capitalismo, no hay una transformación de la propiedad, ni tampoco un flirteo con los principios de ese sistema, sino todo lo contrario. El gobierno y la dirección del país socialista, prospero y sostenible que todos queremos, mantiene como política la ejecución y defensa de los principios del socialismo cubano, solo que ahora cambian los fundamentos, eso es lo nuevo” .”Resumiendo, no hay transformación de la propiedad, sino una modernización de la gestión de esa propiedad”.

El General-Presidente en su discurso de clausura ratificó los elementos expuestos por el Vicepresidente, “Estamos construyendo un socialismo próspero y sostenible, socialismo presupone propiedad social sobre los principales medios de producción, próspero, significa estado de bienestar, y sinónimo de desarrollo porque sin él, no se sostiene nada, definió la empresa estatal socialista como la principal protagonista, la que tendrá el papel determinante, pero en otro ambiente, no en el que se desenvuelve hoy”, Economía planificada respondiendo a las prioridades de desarrollo social.

En la clausura del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, el Primer Secretario del Comité Central, diserto su herejía jurídica planteando que “Aprovecho la ocasión para ratificar que en la medida en que avancemos en la definición de todos los ajustes que será necesario introducir en la Constitución de la República y al marco legislativo complementario, al respecto, considero que una vez definida y acordadas las políticas por las instancias pertinentes podemos iniciar su aplicación paulatina sin esperar por la reforma constitucional, recurso al que no debemos estar acudiendo a cada rato, o sea, ir a modificar algo en la Constitución, aunque sea por el propio Parlamento, sin necesidad de referendo”

La Constitución de la República es la Ley de Leyes, todos los ciudadanos nos debemos a ella, acatarla según sus definiciones, el incumplimiento de sus preceptos es una acción delictiva, aún cuando obren elementos que justifiquen su posterior modificación por el legislativo o mediante un referendo.

El gobierno tendrá que estudiar y depurar el conflicto de la economía representativa y el derecho a la concentración de la propiedad personal, el resultado de la gestión hasta hoy aprobadas mediante “Licencias de trabajo por cuenta propia” justamente tendrá que ser modificado, no se podrá dilatar esta acción a la conclusión del periodo presidencial del General Raúl Castro, habrá que reconocer que la ideología del socialismo en Cuba no triunfó y abrir el camino a verdaderos cambios de conceptos políticos, económicos y sociales.

En el propio discurso del Presidente hizo referencia a la trasferencia del poder a la nueva generación, está bien definido que ese nuevo gobierno estará monitoreado-dirigido-controlado por la Dirección Histórica de la Revolución, pero necesariamente en una primera etapa tendrá que llamar a la convocatoria de una Asamblea Constituyente para ir diseñando el sistema integral cubano.

Cuba necesariamente tendrá que disponer de recursos legales sobre la propiedad personal, como fundamento del desarrollo integral de la economía, el pleno ejercicio de pertenencia genera la mentalidad de prosperidad para el individuo y su familia, de una vez hay que erradicar la justificación de los bloqueos externos, la promulgación de una nueva Ley de Inversiones Extranjeras debe estar reseñada a cambios sustanciales nada sujetas a mentalidades de reformistas de un sistema socialista que perdió proyección en el tiempo y en el espacio, el gobierno y la ciudadanía tiene que asumir sus responsabilidades que innegablemente estará rediseñada a la participación interna y externa.

Bibliiografía y otras citas, podrán solicitarse mediante https://referenciajuridica.wordpress.com o al correo dr.renelopez@yahoo.es

13.08.2013

Anuncios