Referencia Juridica

Centro de referencia y consultoria jurídica.

Alan Gross, nuevos elementos en el proceso seguido en su contra

Alan Gross, ciudadano norteamericano,  cumple una sanción  de quince años de prisión, impuesta por la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado,  del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana, ratificada por la correspondiente Sala del Tribunal Supremo Popular. Aún cuando un procedimiento de revisión pudiera ser interpuesto ante el Presidente del Tribunal Supremo Popular, el Fiscal General de la República o el Ministro de Justicia.

 

Al ser detenido el Sr. Gross, el proceso investigativo y de instrucción se ejecutó en Villa Maristas, sede de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior, se dispuso el cumplimiento de la sanción  en la Sala de Penados del Hospital Militar Dr. Carlos J. Finlay, del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, con un status muy diferenciado al resto de los penados que cumplen sanciones en cárceles.

 

El Dr. Peter Kahn, Abogado de la familia, quien no pudo ostentar la representación letrada en el proceso penal, por no ser miembro de la Organización de Bufetes Colectivos de la República de Cuba,  (Organización no gubernamental, subordinada al Ministerio de Justicia), ha denunciado, con fecha 14 de junio del 2012, que el estado de salud del Sr. Gross se deteriora progresivamente, sin que las autoridades cubanas informen a la familia, por conducto diplomático, el resultado de las investigaciones clínicas que le han practicado. Según el letrado, Gross manifiesta serias dificultades para caminar (locomoción), con alteraciones de inflamación en varias partes del cuerpo, así como irregularidades digestivas y de circulación sanguínea, ha perdido más de 45 kilogramos (100 libras).

 

Las muestras de  preocupación, al no recibir la debida información médica referente al actual estado de salud de Gross, lo justifica a que toda la información relacionada con Alan, debe ser aprobada por el Presidente del Consejo de Estado  y de Ministros, por considerarla caso secreto de interés de gobierno, sin percatarse que son los responsables de la integridad personal del sancionado. La violación de los derechos que le asisten el sancionado, ateniendo a que el mismo ha mantenido una conducta intachable en el cumplimiento de la sanción, aún sin reconocer su responsabilidad, se siguen los acontecimientos con especial atención.

 

Gross, tiene autorizado el recibo de  la correspondencia, fotografías,  literatura  (libros y folletos), que le envían familiares, amigos, diplomáticos y otros debidamente acreditados, les  son chequeados por las autoridades de la prisión,  no le es permitido el acceso a  periódicos y revistas extranjeras, le está prohibido el acceso a internet,  por intermedio de   los periódicos Granma, Juventud Rebelde y Trabajadores se mantiene informado de las noticias oficiales, periódicamente recibe visitas familiares, consulares y de personalidades que así lo solicitan, los que interceden por el sancionado ante las autoridades, el local destinado  al sancionado, es compartido con tres penados más, desconociendo los antecedentes de estos, los que pudieran ser agentes de la seguridad cubana.

Es política oficial del Gobierno de Estados Unidos, por intermedio de Presidente Barack Obama, de la Sra. Hilary Rodham  Clinton, Secretaria  de Estado,  y demás  funcionarios, así como de dirigentes de otras fracciones partidistas y sectores de la sociedad, demandar al Gobierno de Cuba, la inmediata liberación del Sr. Gross, por considerar que el proceso penal seguido en su contra viola normas internacionales, las acciones tipificadas como delitos se vinculan con la asistencia tecnológica a segmentos religiosos, asociaciones y otros ciudadanos, que en el caso que nos ocupan son cubanos.

 

Los Senadores Jerry  Morán, Republicano y Dick Durbin, Demócrata, condicionaron continuar apoyando las propuestas de modificación de la relación comercial entre Estados Unidos y Cuba, al margen de la legislación que dispuso el embargo comercial, de hecho lograron facilitar que el gobierno cubano pudiera comprar directamente alimentos y otros productos agrícolas por valor de $347 millones de pesos en el 2011. Ambos Senadores reclaman la liberación de Alan Gross, así como el cese de la violación de normas y procedimientos legales que pudieran resolver la litis. El gobierno de Cuba no se ha pronunciado por estas declaraciones.

 

La Ley No. 5, Ley de Procedimiento Penal, establece el procedimiento para el otorgamiento de la Licencia Extra-Penal, atendiendo el estado de salud de sancionado, le pudiera ser aplicado

 

La Instrucción Especial No. 9, dictada  por el Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo, dispone la exención del cumplimiento de la en sanción en Cuba, de común acuerdo con el gobierno del país del extranjero sancionado,  extremo que se corresponde con el proceso penal donde el Sr. Gross resultó sancionado.

 

La Jueza Federal de la Corte de Miami, Joan Lenard, otorgó el permiso de viajar a Cuba, por el término  de dos semanas al agente cubano, sancionado por espionaje, René González, en gesto humanitario, para visitar a su hermano el Dr. Roberto González, el que padecía de enfermedad de cáncer en estado muy avanzado.

 

El Departamento de Justicia se había pronunciado en contra de la solicitud de permiso de viaje, en su caso, la Fiscalía indicó que de otorgarse el permiso, René González quedaría obligado a presentar oficial encargado de supervisar su régimen de libertad condicional un itinerario de su viaje detallado, y que debería abstenerse de cualquier tipo de comunicación con agentes de la inteligencia cubana.

 

Cumplidas las regulaciones del viaje, René González regresó a Estados Unidos, el pasado viernes 22 de junio, el Dr. Roberto González falleció, la justicia de estados Unidos dio muestras de entendimiento y flexibilidad ante un caso como el que nos ocupa.

 

La Sra. Judy Gross, esposa de Alan, ha interesado al gobierno cubano, reciprocidad con el mandato judicial que favoreció al Sr. González, para que su esposo viaje a Estados Unidos, atendiendo al extremo humanitario que pueda visitar a  su señora madre e hija, diagnosticadas ambas de cáncer.

 

Al igual que la política del pueblo cubano a favor de los cinco cubanos espías presos, en Estados Unidos, su pueblo, las Iglesias de muchas denominaciones, entre múltiples instituciones sociales no gubernamentales solicitan la liberación de Alan, y al menos demandan  brindar el gesto humanitario de acceder viajar, el gobierno de Cuba prueba no escuchar.

 

El gobierno de Cuba, reincidentemente ha manifestado su propuesta de un intercambio humanitario de prisioneros que favorezca al Sr. Gross en reciprocidad con los cinco espías cubanos presos en ese país,

Desde finales de la década de los 90, representantes del gobierno, partidistas, del Congreso y del Senado estadounidenses se niegan acceder, teniendo en cuenta que los procesos no guardan similitud.

 

Con fecha  15 de junio del 2012, el gobierno de Cuba, mediante Declaración Oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores,  aseguró que el estado de salud de Alan Gross es normal, padece de enfermedades crónicas propias de su edad, para las cuales recibe tratamiento médico, tiene una alimentación balanceada, mantiene un régimen de ejercicios, que demuestran un buen  estado de salud, referente a que cumple la sanción en la Sala de Penados del Hospital Finlay, pudiera estar cumpliéndola en cualquier centro penitenciario, pues su situación no es incompatible con ello, se mantiene en ese lugar, no porque lo requiera, sino para asegurar las mejores condiciones de internamiento.

 

Con independencia de lo anterior, del gobierno cubano debe respetar los derechos que le asisten al sancionado,  en lo referente a la licencia extrapenal , autorización de viajar por  un término a Estados Unidos , o definitivamente en virtud de la precitada Instrucción No. 9, aún cuando esas es una prerrogativas del gobierno, no una obligación.  La comunidad internacional, amante de la paz y del respeto a los derechos humanos consagrados en la Declaración Universal de Naciones Unidas, donde Cuba es signataria, están atentos al estado de denuncias del caso que nos ocupa.

 

18.06.2012

 

ANTECEDENTES, CONSIDERACIONES SOBRE  LOS PROCESOS  SEGUIDOS CONTRA ALAN  GROSS Y LOS CINCO ESPIAS CUBANOS. (publicado en el Blog http://referenciajuridida.wordpress.con el 4 de enero del 2012)

Por Dr. René López Benítez

 

El General-Presidente Raúl Castro, en la clausura del VIII Periodo  Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder  Popular, celebrado el pasado  23 de diciembre, anuncio la determinación  del Consejo de Estado, “en un gesto humanitario y soberano’’, de indultar a más de 2900 sancionados, entre ellos 86 ciudadanos extranjeros que cumplían sanciones en Cuba, fundamentándose entre otros extremos, las múltiples solicitudes de familiares y de diversas instituciones religiosas, entre ellas  el Consejo de Iglesias de Cuba y la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Inmediatamente se pensó que la determinación del gobierno cubano alcanzaba al ciudadano norteamericano Alan Gross. La Dirección de América del Norte de la Cancillería aclaro que el anuncio no se relacionaba de manera alguna con el Sr. Gross.

 

Al día siguiente, 24 de diciembre, el Sr, Mark Toner, Portavoz en funciones del Departamento de Estado, del Gobierno de Estados Unidos declaro que nos decepciona profundamente y deploramos el hecho que el gobierno de Cuba haya decidido no aprovechar esta oportunidad para extender la liberación, con carácter  humanitario del Sr.  Gross, durante la temporada festiva, especialmente sabiendo que su salud se está deteriorando, así como para dar fin a la larga duración de ruegos de la familia Gross. Continuaremos solicitando a las autoridades cubanas que liberen a Alan Gross y le permitan regresar con su familia, donde debe estar.

 

Destacadas personalidades estadounidense han interesado al gobierno cubano la excarcelación del Sr. Gross, entre ellos el Secretario General  del Consejo de Iglesias de Cristo, Reverendo Michael Kinnamon, y el ex presidente Jimmy Carter, ambos sostuvieron encuentros con el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro y con Fidel Castro. La situación familiar que presenta la familia Gross es alarmante, su madre e hija están diagnosticadas de cáncer,  el estado económico  las ha llevado a tener que vender su casa y arrendar un apartamento.

 

El Sr. Gross fue detenido, procesado y sancionado por las autoridades  de investigación e  instrucción penal,  la Sala  de los Delitos Contra la Seguridad del Estado   del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana al dictar sentencia   lo sancionó  a  quince anos de privación de libertad, la sentencia  fue recurrida en proceso de casación ante la Sala de los Delitos Contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular, la que fue  ratificada,   desde su detención y hasta la actualidad cumple la precitada sanción en la Sala de Penados del Hospital Militar Carlos J. Finley, del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

 

El Gobierno de Cuba, atendiendo a la letra de la sentencia, dio por probado el carácter de atentar contra la seguridad del estado, tipificado según la Ley No. 62, Código Penal vigente como Atentar contra la independencia o la integridad del estado,  impulsado por logar la desestabilización del gobierno, la Seguridad Cubana  dice tiene pruebas que el Sr. Groos realizó siete viajes entre los años 2004 al 2009, para ingresar equipos electrónicos sofisticados de telecomunicaciones destinados a la Comunidades Judías  (Comunidades Hebreas de La Habana, Camagüey y Santiago de Cuba) y Logias Masónicas, sin ser detectado, burlando  las normas de la Aduana o mediante vías alternativas, que pudiera ser la corrupción administrativa imperante en ese órgano estatal. En la sentencia consta además como elemento probatorio los múltiples contactos de Groos con miembros de la disidencia cubana.

 

En el acto del juicio público, restringido al solo acceso de familiares, abogados-acompañantes, funcionarios de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, la  representación de Gross estuvo a cargo de  la Dra.  Nurys Pinero,  Directora del Bufete Internacional, por determinación de su familia, coincidiendo que la misma letrada ostenta la asesoría legal del proceso de los cinco cubanos presos en Estados Unidos, durante  la vista accedieron a testificar a favor de los alegatos de la instrucción penal, los agentes  encubiertos de la seguridad del estado Dr. Collera Vento y Raúl Antonio Capote Fernández, hasta ese momento infiltrados en las organizaciones de oposición al gobierno, con acceso a la gestión de Gross en Cuba y en Estados Unidos, por lo que tomó la determinación de ‘’destaparlos’’, hacerlos públicos  en programas televisivos llamados las Razones de Cuba, sin que tuvieran repercusión en la población.

 

El Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, en sesión ordinaria celebrada el 11 de noviembre del 2009, en virtud de lo preceptuado por el artículo 19, apartado 1, inciso h, de la vigente Ley No. 82, Ley de los Tribunales Populares, aprobó la Instrucción Especial No. 9, no publicada en la gaceta Oficial de la República, disponiendo el procedimiento para la excarcelación de extranjeros, cuando concurran condiciones como la del Sr. Gross, este procedimiento es una facultad discrecional, a toda luz, no es del interés del gobierno para resolver el caso que nos ocupa.

 

Referente a los cinco cubanos presos en Estados Unidos, el Gobierno de Cuba reconoce que sus agentes sancionados por Tribunales de Estados Unidos estaban destinados  a vigilar a grupos anticastristas radicados en ese territorio, fueron detenidos en 1998 y condenados a largas penas de prisión, bajo cargos de espionaje y otros delitos mayores. Anteriormente a la detención de los cubanos se produjeron encuentros entre el gobierno cubano y el FBI-Estados Unidos, donde la Inteligencia Cubana aportó pruebas como videos, grabaciones, material impreso y otros sobre la ejecución de planes contra la revolución, elementos que se tomaron en cuenta para la investigación de cubanos residente  en ese país y posteriormente se ejecuta la detención y  proceso penal. Aunque el gobierno cubano no ha expresado públicamente los errores cometidos, este hecho  de aportar pruebas, denota la poca profesionalidad de las Direcciones de Inteligencia Cubana y de la  Seguridad del Estado,  los múltiples encuentros  con los federales estadounidenses con el entonces Comandante en Jefe Fidel Castro, utilizados por este último para  lograr el protagonismo acostumbrado, lo responsabilizan de este error.

 

Fidel Castro, en sus discursos y reflexiones, en el tono de prepotencia y autoridad sin límites, insultando de palabra al Presidente  Obama y a otros representantes del gobierno de Estados Unidos asegura que los cinco cubanos presos en Estados Unidos, sancionados de espiar en ese territorio,  ¨volverán¨ triunfantes   a Cuba, existe una campana internacional promocionada por  el gobierno y el Partido Comunista de Cuba llamando a la solidaridad con  los Cinco, alegando graves violaciones del procedimiento, y de haber actuado en legítima defensa patriótica,  En Cuba es muy difícil entender  el sistema imperante en Estados Unidos de los tres poderes independientes, (Legislativo, Ejecutivo y Judicial), desde el mismo triunfo revolucionario de enero de 1959,  los tres poderes se supeditan a la cúpula de poder,  dentro de esa campaña de solidaridad  exigen  al Presidente de Estados para que indulte a los cinco cubanos. En múltiples ocasiones se  vinculan los procesos de los Cinco cubanos y el de Alan Gross, tratando de lograr un canje, el vicio de ambas partes, haciendo declaraciones políticas y con la herencia de más de cincuenta y tantos años de diferendo entre Cuba y Estados Unidos.

 

La semana pasada, (enero del 2012), el Segundo Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, Sr. Juan Lamigueiro, respondió a un editorial de un diario estadounidense, expresando  que el gobierno cubano esta dispuesto a lograr una solución humanitaria para el caso del Sr. Groos, sobre la base de la reciprocidad,  entendiéndose con los cinco agentes cubanos presos en ese país que cumplen largas condenas en ese país

 

El Sr. William Ostick, Portavoz para América Latina del Departamento de Estado, emitió declaraciones el 19 del corriente, referente a que ¨un intercambio entre el contratista estadounidense Alan Gross, preso en Cuba, por alguno de los cinco agentes cubanos condenados en Estados Unidos no es posible, sus casos no son comparables,  el indicado pronunciamiento cierra la propuesta reiterada de la cancillería cubana de una recíproca liberación de los sancionados. La negativa del gobierno norteamericano de acceder a la iniciativa cubana, había sido rechazada por la Secretaria  de Estado Sra. Hillary Clinton a finales del pasado 2011.

 

Ambos procesos, el del Sr. Groos y el de los cinco espías cubanos no tienen perspectivas procesales, las sentencias son firmes y contra ellas no cabe recurso alguno,  la única vía de excarcelación sería por indulto o alguna de las alternativas vinculadas al indulto, por facultad presidencial en ambos casos.

 

Legislación a su disposición

Constitución de la República

Ley No. 82 de los Tribunales Populares

Ley No. 62, Código Penal

Ley No. 5, Ley de Procedimiento Penal

Ley No. 88

Instrucción Especial No. 9 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular

Discurso del General de Ejercito Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros

en la clausura del VIII Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, 23 de diciembre del 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: